Feeds:
Entradas
Comentarios

Este año 2014 se ha cumplido el 250 aniversario de una histórica institución barcelonesa la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona y aunque la mayoría de barceloneses hayan pasado alguna vez por delante de su edificio quizás si sean pocos los que sepan ubicar esta institución.

logoLa Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB) se constituyó el 18 de enero de 1764, con el nombre de Conferencia Physycomatemática Experimental y, en virtud de la “Real Cédula” del 17 de diciembre de 1765, pasó a denominarse Real Conferencia Física como cuerpo público consultivo del Rey para los asuntos del Principat de Catalunya.

Por efecto de la “Real Cédula” del 14 de octubre de 1770 cambiaría su título por el de Real Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona hasta que la “Real Orden” del 7 de diciembre de 1887 determinó su nombre actual.

Desde entonces la institución y sus académicos han estado implicados en la iluminación de la ciudad, en el suministro de gas, en la fábrica de la moneda, en la hora oficial, en la telegrafía, en el servicio de sismología y en la observación metereológica

El primer observatorio de la RACAB que inicialmente estaba situado en la sede las Ramblas, cobijaba varios telescopios aunque debido a la contaminación lumínica en realidad solo llegó a funcionó uno y con el tiempo se trasladó al observatorio Fabra en Collserola, que fue donado en 1904 por Camil Fabra, marqués de Alella y fue construido por Josep Domenech y Estapa.

Con el tiempo, la Real Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona se transformó en un foro multidisciplinar que cuenta con 75 académicos con sus 75 sillas y sus 75 medallas.

En la Barcelona de finales del siglo XVIII había cierto vacío cultural y científico. En la universidad no se explicaban las leyes de Newton. En ese sentido la Real Academia fue una institución pionera.

racab_1880

El edificio se construyó tras la expulsión de los jesuitas de su colegio de Cordelles en la Rambla, donde formaban a nobles. Allí en el número 115 de la Rambla se asentó la academia.

Su sede queda camuflada por el teatro, pero todo el edificio es propiedad de la academia, que vive del alquiler del Poliorama, de la tienda y del establecimiento Viena. Pero para acceder a su sede se debe cruzar el vestíbulo del teatro, y a la izquierda un buzón de madera se avanza a la escalera imperial que lleva a las dos plantas que ocupa esta entidad, que convocó su primera reunión en la trastienda de una farmacia de la Rambla.

El edificio de estilo neoclásico, es obra del arquitecto Josep Domenech Estapa y fue inaugurado el año 1894.Se trata de una curiosa muestra de estilo progresista, con el uso del hierro de relieves de tierra cocida. El Observatorio ha funcionado sin interrupción desde su inauguración el 1904.

fachada                                             Fotografia V.Ferris

Completan el patrimonio de la Academia la Biblioteca, el Archivo histórico, la colección de relojes, el equipamiento funcional astronómico, meteorológico, sismológico y de relojería como también la instalación sismológica de Fontmartina en el Montseny, en un terreno de la Diputación Provincial de Barcelona

El Archivo y la Biblioteca de la Academia agrupan un fondo documental de casi tres siglos de gran valor histórico. El archivo aún conserva el recibo de 500 pesetas que cobró el físico Albert Einstein por su ponencia y también su carta de confirmación para ser nombrado académico extranjero con destino en la comisión permanente de Física

La Biblioteca, con más de cien mil volúmenes, es una de les más importantes del Estado en fondos científicos de la segunda mitad del siglo XVIII y su sala de relojes es una de los secretos mejor guardados de la ciudad.

En la Academia de les Ciencias y las Artes, se conserva también la cámara de Daguerrotipo, con la cual se realizó la primera fotografía en el estado, el 10 de noviembre de 1839.

horaoficialdetall

Su reloj, construido por Moragas en el año 1888, inició el servicio público para dar hora en la ciudad de Barcelona. Este servicio fue declarado oficial por el ayuntamiento el año 1891, de ahí que en la fachada del edificio podamos leer “hora oficial”.

 

 

La Casa Macaya

La Casa Macaya como tantas otras casas modernistas que son conocidas por el nombre del empresario que las encargó ( Milá,Batlló,Vicens,Amatller..etc) fue un proyecto del rico industrial y empresario, Román Macaya Gibert, que encargó en 1898 una residencia familiar a Josep Puig y Cadafalch,uno de los los últimos arquitectos catalanes de renombre. Los trabajos de construcción finalizaron en 1900, siendo uno de las primeros edificios del Paseo de san Juan.

Puig  y Cadafalch llevó a cabo diferentes trabajos residenciales para la consolidada clase burguesa catalana de comerciantes e industriales, que se inspiraban en precedentes históricos y vernaculares, y que se enmarcaban expresamente dentro del estilo predominante del momento: el modernismo (optimista). La casa Macaya es un ejemplo claro del modernismo ecléctico que evoca ejemplos del gótico civil del siglo XV y XVI y detalles de la casa solariega catalana de finales del siglo XIX. Esta composición ecléctica de estilos responde a la voluntad nacionalista de Puig, de fijar las bases de una nueva arquitectura catalana.

 

Casa-Macaya-abre-puertas-Barcelona                           (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)
La Casa Macaya ofrece muchas coincidencias arquitectónicas con otras casas de Cadafalch. De la casa Garí de Argentona, toma el programa y los esgrafiados. De la casa Coll y Regás encontramos reminiscencias en la aplicación de baldosas de cerámica azul y naranja al coronamiento de la tribuna de planta primera y el uso de horquillas canopiales (fachada al Paseo de San Juan). Con la casa Amatller, construida al Paseo de Gracia simultáneamente a la casa Macaya, comparte diferentes aspectos. En primer lugar la composición de la fachada, asimétrica y policroma, organizada singularmente según una relación de vacíos (las aperturas) y plenos (las cerraduras ciegas) dimensionados según la naturaleza funcional de cada aposento. La ornamentación de la fachada en dos casos (en un grado menor en la casa Macaya), presenta trabajos escultóricos en piedra y cerámica vitrificada, y serigrafía de colores, muestra motivos vegetales y geométricos. La ornamentación de Puig y Cadafalch presenta numerosas  alegorias textiles que se pueden interpretar como una influencia familiar explicable por el hecho de ser hijo de fabricantes de puntas, tules y puntillas.

En la casa Macaya destaca la suavidad cromática del estuco blanco que contrasta con los enmarcados de piedra que sobresalen ligeramente y los tonos ocres de los esgrafiados que rodean las aperturas, solución frecuente al barroco catalán. La planta baja y concretamente el acceso principal (desdoblado en dos puertas) simbolizan la conexión de la casa con la ciudad. En la puerta principal de la casa Macaya, atraen la atención del peatón las ménsulas del arco rebajado, con una referencia al contraste entre el dinamismo de un ciclista y la calma de un campesino a caballo de un asno. En el vestíbulo de la casa Macaya, a diferencia de la casa Amatller, los grandes arcos de piedra se sustituyen por apoyos prismáticos de ladrillo que antes de finalizar en un pequeña arcuación, se coronan con dos ménsulas de piedra.

Hall_columnas                            (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)
En la Casa Macaya es importando el uso del ladrillo (hay que recordar que la tonalidad rosada de este material dejado a la vista es la que da nombre a la primera etapa del arquitecto). Por una parte hay que destacar la utilización del ladrillo revestido para la construcción de muros, arcos, y la definición de las ventanas con adelanto de hiladas en falso arco mitral, y por otra, las vueltas catalanas decoradas del vestíbulo El uso del ladrillo responde a la voluntad de usar un material regional comprometido con el pasado, y que se deja visto simbolizando que no se quiere engañar ni disimular, y con el objetivo de proclamar la verdad y su belleza. El ladrillo por si mismo aporta calidez y la sensualidad directa de la tierra.


  El 1894 Puig y Cadafalch estableció relación con Eusebi Arnau, quien sería su escultor predilecto y también colaborador de Domenech y Montaner. El trabajo escultural en piedra de la fachada al Paseo de San Juan de la casa Macaya es obra de Eusebi Arnau y Alfons Juyol, y se concentra en el piso principal (en la tribuna y el balcón con piezas incrustadas de cerámica vitrificada verde) y en los marcos y columnas de las ventanas de toda la fachada. Los temas ornamentales escogidos son principalmente geométricos y vegetales como en los esgrafiados de Joan Paraíso y Figueres, de tonalidad amarillenta en la fachada principal, y rojiza en el patio central y el vestíbulo de planta baja.

 

escalera                             (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Siguiendo esa típica estructura medieval, las habitaciones principales estaban distribuidas alrededor de un gran patio central, y a las que se accedía a través de una escalera que partía del patio, junto al cual estaban las caballerizas y el jardín posterior. En la parte superior, según las fotografías que nos mostraron, se construyó la característica galería aireada, con las que se solían finalizar los edificios medievales, y que servía para mantener el grano a resguardo de las inclemencias del tiempo y de los posibles roedores.

A pesar de esa similitud con los palacios medievales y la austeridad de las fachadas, estucadas en blanco, no faltan abundantes elementos arquitectónicos y decorativos propios del modernismo, que dejan constancia de los trabajos realizados por los ejércitos de artesanos que acostumbraban a intervenir durante las construcciones. Destaca la escalera exterior cubierta y muy ornamentada, diferentes motivos florales y alegóricos, elementos clásicos y arabescos en columnas y capiteles, esgrafiados, trabajos de forja en ventanas y balcones y, sobre todo, la presencia de una gran tribuna corrida en el primer piso, abierta al exterior y desde donde se podía ver y ser visto.

Otro elemento característico de las construcciones modernistas de la Barcelona burguesa, y que también podemos ver perfectamente reflejado en la construcción de la Casa Macaya, es la tendencia de reservar la planta principal del edificio a la vivienda de la familia propietaria, y destinar el resto del edificio a pisos de alquiler, a los que se podía acceder desde una escalera diferente a la de los propietarios.

La planta principal conserva muy pocos elementos de la distribución y la decoración original, pero no por ello deja de transmitir la elegancia y la distinción que seguro que tuvo durante los cerca de catorce años en que la habitó la familia Macaya.

figura                                (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Resulta ser que  Josep Puig y Cadafalch simultaneó la construcción del edificio con el de la Casa Amatller, y para poder desplazarse y controlar el desarrollo de ambas obras, solía usar una bicicleta. Frente a la puerta principal de acceso al edificio, se puede observar los relieves en piedra que hay en la parte superior izquierda. Se puede ver  a un ciclista esculpido, que no es otro que Puig y Cadafalch.

Los alicatados vitrificados son obra del arquitecto Antoni Gallissá, colaborador cercano de Puig que diseñó diferentes piezas para la firma Pujol y Bausís. La forja, presente tanto en el exterior como en el interior (vestíbulo y patio central), fue obra de Esteve Andorrano y Manuel Ballarín, y la pintura en el interior, fue obra de Marcelino Gelabert. Los oficios fueron la excusa perfecta para incluir en numerosos casos símbolos del patriotismo catalán reforzando la voluntad Puig y Cadafalch que entendía el arte de estas casas “siempre como un arte nacional salido de la propia tierra”.

Román Macaya vivió en la Casa Macaya durante doce años compartiendo la residencia con la familia de su hermano Alfonso que habitaba uno de los pisos destinados a alquiler.La casa fue vendida en 1914, a Juan Vilella Estivill, un empresario de Reus.que vivió con su familia hasta el año de su muerte (1925). Estivill dejó la casa en herencia a tres hijos que vivieron hasta que fue ocupada durante la guerra civil en 1936.

patio                           (Foto: Barcelona en Horas de Oficina)

Tras haber sido usada como prisión durante la Guerra Civil y sufrir muchos desperfectos en el año 1947 se la revendió a la Caixa de Pensiones que adquirió la casa y la transformó en el Instituto Educativo de Sordomudos y Ciegos inaugurado el enero de 1949. La casa también acogió durante aquellos años una de las oficinas de la famosa revista Braille, y la capilla de la nueva parroquia de Sant Francesc de Sales. El año 1979, la casa se convirtió en Centro Cultural hasta el año 1991, fecha en la cual se convirtió en la sede de la Fundación “la Caixa” hasta el 2002, fijando los fundamentos del futuro del Caixaforum de Barcelona situado en otro edificio de Josep Puig y Cadafalch (la antigua fábrica textil de Casaramona emplazada a los pies de Montjuic).
Como Centro cultural, hay que destacar la gran cantidad y calidad de exposiciones que se llevaron a cabo durante los años en los que permaneció abierto (1991-2002). Las temáticas expuestas abarcaron desde  la pintura, la escultura, la fotografía, la arquitectura, la literatura, la ciencia y filosofía. Años más tarde, una vez  inaugurado el Caixaforum,la casa Macaya se convirtió en Museo de la Ciencia, mientras el Cosmocaixa acababa de ultimar su reforma en la sede del Tibidabo. En última instancia, y después de haber sido cerrado durante diez años, la Casa Macaya ha reemprendido su vocación social transformándose en un centro que fundamenta su razón de ser en la promoción del diálogo entre sectores sociales, y donde la sostenibilidad, en todos sus sentidos, ocupa una posición central.

 

Fuentes:  Grupo Practica el Macaya, Barcelona en Horas de Oficina

Al segle XVII , el Corpus representava una de les principals festes religioses i litúrgiques a les ciutats catòliques. A la ciutat de Barcelona, a més era el dia en el qual els segadors, pagesos i temporers dels voltants, contractaven la feina per a la temporada de sega dels camps del pla de la ciutat que s’ iniciava en els dies posteriors. Al 1640, el malestar social era notori degut a l’ allotjament de les tropes reials castellanes  i els terços, com a conseqüència  de la guerra contra França. La indecisió del virrei i dels consellers va fer que per transmetre una sensació de normalitat, les portes de la ciutat s’ obrissin seguint la tradició.

corpus

D’ aquesta manera, el 7 de juny, dia del Corpus, uns cinc-cents segadors entre ells els sometents de Sant Celoni de Blanes i pagesos de la Catalunya interior van decidir marxar, amb rebels mesclats entre ells i van entrar a la ciutat de Barcelona. Un petit incident al carrer Ample entre un grup de segadors i alguns soldats castellans en el qual un segador va resultar ferit va, precipitar la revolta. En conèixer-se l’ incident, uns tres-cents segadors que s’ estaven a la Plaça del Carme van dirigir-se al Pla de Sant Francesc, davant del palau del virrei Dalmau de Queralt, el comte de Santa Coloma, per protestar. S’ havia iniciat l’ avalot.

capella1

              Interior de la Capella dels segadors (Foto J.Petit)

Grups de segadors amb la bandera del Sant Crist de la Parròquia de Sant Andreu del Palomar entraren de nou a la ciutat i s’originà un motí on unes  2.500 persones van assaltar les  Reials drassanes i els defensors que van sobreviure a l’atac no van tenir més opció que fugir cap a Montjuïc. El virrei Santa Coloma va aconseguir fugir, però un grup d’ avalotadors va trobar-lo a prop de l’ ermita de Sant Bertran i va assassinar-lo d’ una ganivetada. Aquest fet marca l’ inici del conflicte, que es converteix de seguida en una autèntica revolta social. Fou succeït per l’anterior virrei Enric III d’ Empúries que, tot i gaudir de molt mala salut, va acceptar el nomenament, i per tercera vegada prestà jurament com a virrei de Catalunya el matí del 19 de juny de 1640. Després d’arrestar els dos comandants més impopulars de l’exèrcit castellà, la seva malaltia s’agreujà i moria el 22 de juliol. Catalunya estava altre cop sense virrei, i els diputats es destacaven com les úniques figures d’autoritat en un territori escombrat per la revolució.

Nombroses reunions entre els consellers de Barcelona i els segadors revoltats tingueren lloc a la parròquia de Sant Andreu de Palomar. El 7 de setembre de 1640, els representants de la Generalitat de Catalunya Francesc de Tamarit, Ramon de Guimerà i Francesc de Vilaplana van signar el Pacte de Ceret amb Bernard Du Plessis-Besançon, delegat per Armand Jean Du Plessis de Richelieu (el Cardenal Richelieu) en representació de Lluís XIII de França, pel qual Catalunya havia de rebre suport militar, se separaria de la monarquia hispànica i quedaria constituïda com a república lliure sota la protecció del rei francès.

La capella del Sant Crist de la Parròquia de Sant Andreu del Palomar on va començar tot, actualment  annexada a la parròquia de Sant Andreu del Palomar,es troba en un estat d’ abandonament deplorable i només en queda l’estructura i alguna resta arquitectònica.

Aquest  espai modest i molt desconegut pels barcelonins,  al qual s’accedeix per una porta lateral de la parròquia de Sant Andreu del Palomar, té una càrrega simbòlica molt important si més no d’ aquí va néixer l’himne dels segadors .

capella2

              Exterior de la capella del segadors (Foto J.Petit)

El sant crist, que va ser l’estendard d’aquesta revolta, va ser una de les víctimes de la Setmana Tràgica del 1909 quan molts edificis i símbols religiosos van ser destruïts.

L’ any 1974  tota l’església, capella inclosa, va estar en perill, ja que pretenien enderrocar-la per construir-hi una guarderia i una església més petita,i fa vint anys es va voler ampliar les pistes de basquet de darrera l’ església de Sant Andreu de Palomar i convertir la capella dels segadors en els vestidors. Va reaccionar la Germandat de Geganters, Grallers i Trabucaires que juntament amb l’ Associació de Veïns van aturar el disbarat.

capella3

capella4

El Parlament de Catalunya va aprovar fa dues legislatures de manera que passés  a ser un equipament que, si bé seguirà pertanyent a la parròquia de Sant Andreu, tingués un ús cultural, no necessàriament religiós.

Varis col·lectius i entitats de veïns de Sant Andreu de Palomar han intentat recuperar aquesta capella,sense cap èxit fins a l’ actualitat. La darrera de les iniciatives per recupera aquesta capella ha sorgit a la xarxa social de facebook,on sota el nom del grup “Recuperem la Capella dels Segadorsun grup de veïns de Sant Andreu intenten que les administracions recuperin aquest vestigi històric.

capella5

Detall de la paret de l’antiga capella tallada per la nova església (foto J.Petit)

Convento del Carmen

Saliendo de Barcelona por la calle guipuzcoa en dirección a la ronda del litoral,y ya en el témino municipal de Sant Adria del Besós nos sorprende encontrarnos en una glorieta y dentro de una pequeña zona ajardianada una puerta de piedra de estilo gótico.

La majestuosidad de esta puerta, a la cual le falta el tímpano, nos hace pensar que perteneció a un convento o a un monasterio de la edad media ¿pero que hace en esta glorieta?

porta

Esta portada gótica pertenecía originalmente a la iglesia del Convento de la Virgen del Carmen, actualmente desaparecida, y  perteneciente a la orden de los Carmelitas Calzados de Barcelona.Este convento se encontraba en la calle del Carmen (de ahi recibe su nombre) número 40 de Barcelona. Hoy en su lugar encontramos unos edificios de viviendas.

El convento del Carmen de Barcelona se construyó entre los años 1291 y 1292. El convento empezó a tener relevancia a partir del año 1323 cuando se hospedó aquí el rey Jaime II. El año siguiente, en 1324 se hizo un capítulo general de la orden y hacia el año 1333 se estableció un “estudio general” donde se inició la enseñanza superior a miembros de la propia orden carmelita.

convent carme

La iglesia del convento del carmen empezó a construirse en 1294, poco después de su fundación. Era un edificio de nave única con ábside poligonal y capillas laterales entre los contrafuertes. Los gremios patrocinaban algunas de estas capillas, donde disponían retablos y demás mobiliario, al tiempo que contribuían a la construcción del edificio. La entrada se hacía por una puerta lateral, que daba a la calle del Carme. Al norte había un claustro (posiblemente del siglo XIV), más adelante (en los siglos XIV y XV) se hizo un segundo claustro al norte del primero y, en los siglos XVI y XVII, se reedificó el primer claustro.

planta coventclaustro siglo xvi i sxvii                                               

El siglo XV se inicia una época de decadencia, como consecuencia por una parte de la situación de la ciudad que sufre la peste negra y por otra parte por una división en el seno de la orden carmelita.

La época de máximo esplendor del convento se registró entre los siglos XVI y XVII, es en esa época cuando se reconstruye el claustro y se funda el colegio de Sant Angel, en la Rambla.

Con la guerra de la sucesión vuelve otra etapa de decadencia que se agravó hasta el 1714. Posteriormente la vida en el convento se fue normalizando hasta el siglo XIX. Durante  la Guerra del francés (1808-1814) el convento fue saqueado por las tropas francesas. De nuevo con las bullangas de 1835 el convento fue asaltado y muchos de los religiosos fueron asesinados, dejando la iglesia totalmente quemada y el convento con pocos daños. La comunidad se dispersó.

En 1838 los edificios fueron adquiridos por el Ayuntamiento y se utilizaron para instalar en  la Universidad, hasta que ésta se trasladó a su actual ubicación (1872). En 1874 se venden los edificios y se derriban, y en el solar se construyeron viviendas y se abrieron nuevas calles.

En cuanto a la comunidad carmelita, ésta se reorganizó mínimamente. En 1909 les fue cedida la capilla de Sant Llatzer, y posteriormente se trasladaron a una casa en Sarria, donde poco después se disolvieron. En 1924 se llevó a cabo la refundación.

suporposicion conventoSuperposición del convento con el plano actual de la zona

 En el Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) se conservan algunos de los elementos  escultóricos del convento .

claveClave de bóveda

Cuando en 1874 se derriba el convento, la piedras fueron vendidas .En aquella época lejos de valorar la arquitectura gótica, las piedras eran vendidas muy baratas  para hacer fundamentos. Posteriormente la condesa de Moragas compra la portada gótica con la intención de iniciar la construcción de una iglesia y decide su ubicación en la masía de Cal Tondo (en Sant Adria del Besos) de su propiedad con la intención de levantar allí la iglesia, donde vuelve a montar piedra a piedra los cimientos, las jambas, el dintel y las arquivoltas ojivales. Una vez montada los terrenos pasaron a propiedad de Antoni Rocamora, quedando  la portada, en medio de campos de cultivo y a la intemperie, unos 115 años, llamando la atención de los que circulaban por la carretera y después por la autopista

carme02

Con los años queda rodeada por la autopista A-19 Barcelona-Mataró y empieza a obtener notoriedad formando parte del paisaje de Barcelona.

En 1991 con motivo de los Juegos Olímpicos se construye  la ronda del Litoral y se decide  cambiar la puerta hasta su emplazamiento actual.

Las Casas de la Barceloneta

La Barceloneta, el único barrio barroco de la ciudad de  Barcelona y promovido por el Capitán general Marqués de la Mina, fue dibujado prácticamente con escuadra y cartabón a partir de su fundación el 3 de febrero de 1753. Fue la primera construcción de un conjunto unitario de viviendas de la ciudad.

Con las murallas que aprisionaban la ciudad y la Ciudadela al lado, las casas de la Barceloneta, que era un barrio bajo jurisdicción militar, se dibujaron bajas, de planta y un piso, y de dimensiones pequeñas puesto que las parcelas eran de 8,72 por 7,65 metros. En total unos 35 m2 por planta y unos  70 m2 por casa y con una entrada por 2 calles en principio a pesar de que se pudo cegar una de las entradas.

 Mapa_barceloneta-_ppios siglo XIX

                  Mapa de la Barceloneta a principios del siglo XIX

Se concibió como un barrio geométricamente uniforme (cada isla tenía 10 casas de10 por 10 varas) con calles cruzadas en ángulo recto que definían islas de casas que daban a dos calles, excepto en los extremos de isla, que daban a tres vías. Las calles tenían las mismas anchuras, una proporción de 10 varas

Los primeros edificios no podían tener altura para no entorpecer el fuego de los cañones defensivos de la Ciudadela. Por esto eran siempre plantas  bajas más un piso y sin azotea para que tampoco desde aquí se pudieran realizar disparos.

El aspecto exterior también tenia una estética similar en todos los edificios una puerta central y dos ventanas pintadas de verde una a cada lado de la planta baja. En el piso de arriba había dos ventanas y un balcón central, todo rematado con un pequeño frontón triangular en el centro.

casasbarceloneta

                        Evolución de las casas de la Barceloneta

Las casas de la Barceloneta han ido evolucionando a lo largo del tiempo. Todo y las transformaciones sufridas, en la mayoría de los casos se mantiene la base original del siglo XVIII sobre la cual se han ido levantando nuevos pisos.

En 1837 se autorizó la construcción de un segundo piso. Ya en el 1868 y una vez el barrio había perdido la jurisdicción militar se autorizó la construcción de un tercer piso o cuatro (en el caso de edificios nuevos).Finalmente en tiempos de la segunda república se llegaron a autorizar las cinco plantas.

casaporro

 Casa de la Barceloneta 1761

  La casa de la Barceloneta, antigua Casa del Porrón del 1761, que  tiene la singularidad de ser el último testigo de construcción de extremo de isla, es un claro ejemplo de como eran los edificios originales del barrio en  siglo XVIII. La finca ha mantenido su volumetría original todo y las transformaciones interiores. Es el último ejemplo de construcción tipo cabeza de isla, es decir con fachada  que da a tres calles.

Esta casa fue salvada in extremis por los vecinos de la Barceloneta y en especial gracias a la actuación de la asociación cultural Barceloneta + Historia  que consiguieron llamar la atención de la administración pública justo en el momento que los propietarios de la finca querían remontar un nuevo piso y así perder la estructura original de la vivienda.

Desgraciadamente todo y la labor muchos vecinos y asociaciones para conservar este patrimonio propio de la Barceloneta y único en la ciudad de Barcelona, la aborigen constructora y el hecho de que el ayuntamiento de Barcelona no haya concedido ningún nivel de protección patrimonial a estas casas de la Barceloneta, ha llevado a que en el año 2006 solo quedasen 13 originales.

Món Barcino cumple dos años y ya empieza a caminar.Esto no seria posible sin la ayuda de nuestr@s colaborador@s y sobre todo de nuestr@s amig@s y seguidor@s que nos han seguido y acompañado en nuestras rutas.Así que a tod@s vosotr@s ¡¡Muchas Gracias!!

Aprovechamos la ocasión para desearos unas felices fiestas y Feliz 2014

 

2do-aniversario_final

 

El Puente de Vallcarca

En la parte alta del distrito de Gracia y entre las colinas del Putget y El Coll, se encuentra el puente de Vallcarca que cruza la riera que lleva su nombre.

Fue en 1903 cuando el ayuntamiento proyectó la construcción del puente de Vallcarca, para cruzar la riera y comunicar las colinas de El Coll y el Putget.Sin embargo, por problemas administrativos, la pasarela no fue inaugurada hasta 20 años después, en el año 1923.

pont vcc desde a mig construir pngEl puente de Vallcarca, a medio construir hacia el año 1920, posibilitó la comunicación entre Vallcarca y la carretera de Gracia a Manresa.

La construcción de este puente que hoy comunica la avenida República Argentina con la plaza Mons se inició en el año 1908 siguiendo un proyecto diseñado por el arquitecto Miquel Pascual Tintorer (1849-1916), autor también del mercado de la Llibertat de Gracia,y  que preveia una construcción metálica.

pont vcc desde plaça monsPuente de la plaza Mons, que atraviesa el antiguo camino de Vallcarca a Horta, posiblemente de tradición romana. La decoración del escudo de la ciudad de Barcelona lleva la fecha de 1909.

En el año 1917, cuando las obras todavía estaban en la fase inicial, se cambió el proyecto para hacer la obra en cemento armado, una técnica novedosa introducida en Cataluña pocos años antes. Finalmente se inauguró en 1923 con una estructura sencilla. Su decoración se determina por cuatro conjuntos de leones alados con el escudo de Cataluña y el de Sant Jordi que forman un tipo de balcones semicirculares encima de los pilares.

Además, está formado por dos grandes losas: la inferior une dos pilares de hormigón, mientras que la superior se encarga de configurar la calzada. El viaducto, que atraviesa la avenida de Vallcarca, dónde antiguamente se encontraba la riera, es suficientemente ancho como para permitir el paso de peatones y vehículos.

foto pont Vallcarca Puente de Vallcarca, después de su inauguración el año 1926.

Junto al viaducto hay ahora muchos edificios. Al encontrarse cerca del parque Güell también recibe a muchos turistas, que se topan con él a la salida del metro de Vallcarca.Los planes urbanísticos que proyecta el ayuntamiento pretenden devolverle  su antiguo esplendor y su imponente aspecto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 838 seguidores